Viajar en la "Nueva Normalidad"

Viajar en la “Nueva Normalidad”

Del #YOLO al #BeTheChange

Probablemente ya nada volverá a ser como antes, pero está en nuestras manos que sea mejor. No es un trabajo que se haga de un día para otro, es un cambio de conciencia que necesita reemplazar viejos hábitos de consumo y su impacto en las comunidades que visitamos. ¿Qué podemos hacer para resignificar el acto de VIAJAR en la nueva normalidad? En este artículo propongo cuatro ejes desde los que podemos (re)plantear nuestros viajes a partir de esta nueva mirada al futuro. Viajar en la nueva normalidad será un viaje más consciente o no será.

#YOLO (del inglés You Only Live Once) pasó de la jerga de internet a convertirse en un mantra para generaciones enteras en la pasada década. Sedujo a las masas a través de la música y las redes sociales, invitándoles a vivir al máximo, porque “solo se vive una vez”. Y ahora que ya arrasamos con el planeta bajo esta consigna, las nuevas generaciones piden con urgencia que seamos más conscientes y actuemos en consecuencia al cambio que necesitamos.

Fuimos varias personas quienes a lo largo de la pasada década, nos decidimos a dejar nuestros trabajos y emprendimos un largo viaje alrededor del mundo, como si la intuición sospechara el encierro que se nos venía encima. Salir de la zona de confort parecía ser la consigna de aquella época dorada. A partir de ahí, mucho se ha romantizado el viaje imprevisto, no planeado o sin billete de regreso.

YOLO, You Only Live Once

Plataformas que ofrecen billetes de último minuto, escapadas de fin de semana donde pagas sin conocer el destino, reserva de hoteles por horas y experiencias de una noche en ciudades al otro lado del mundo, todo al alcance de la mano desde una App móvil. En ninguna otra década, el ideal de convertirnos en ciudadanos híbridos, nos había lanzado tanto a la aventura como en la del 2010’s. Pero llegó el 2020 y lo cambió todo.

Para los pocos que no han podido resistirse a viajar en pandemia, planificar el viaje ya no es opcional. Con todo lo acontecido en el último año debemos considerar responsablemente los riesgos que supone viajar, a consciencia y dispuestos a tomar las precauciones necesarias. Conocer la situación actual y requisitos del destino que queremos conocer nos evitará contratiempos y malos ratos.

Viajar en la "nueva normalidad"

El mundo está en una dinámica cada vez más cambiante. Permitir que lo inesperado nos encuentre ahora es más arriesgado y añoramos cada vez más la flexibilidad de no planear. Tenemos que encontrar otros medios, siempre hay una forma diferente de hacerlo posible, la tecnología sin duda alguna es hoy en día nuestra mejor aliada, pero qué importante sería poder hacerlo también offline.

Que este acontecimiento sea el mejor pretexto para inspirarnos a algo más grande que nosotros mismos. Promovamos un diálogo que nos permita reflexionar en la construcción del mundo que queremos, y sobre todo, desde una actitud dispuesta a aportar.

Aunque en Europa muchos gobiernos trabajan para lograr que las ciudades sean inclusivas, seguras y sostenibles, el reto no solo recae en manos de los gobernantes, como visitantes de las ciudades tenemos muchas maneras de tomar partido y ser actores del cambio impactando positivamente los lugares que visitamos. La invitación es a hacerlo desde cuatro ejes transformadores, que son igualmente beneficiosos para nuestra experiencia como para el destino:

1. Interactúa con la COMUNIDAD:

aprende nuevas costumbres locales
Ilyang Wigan. Buscalan, Kalinga, Filipinas.

Deja que el lugar te permee, haz todo lo posible por acercarte a sus comunidades, busca una conexión genuina. Escapa del turismo de masas, consume productos locales, Date la oportunidad de aprender nuevas costumbres. Viaja despacio, permítete tiempo para conectar de una manera más auténtica con los locales.

2. Descubre MULTIVERSOS en un mismo espacio:

Descubre MULTIVERSOS
The Beatles LOVE, Cirque du Soleil. Las Vegas, Nevada.

Aprendes mucho más cuando estás abierto a hacerlo. Libera tu mente de prejuicios, ábrete a descubrir los lugares a través de los ojos de sus habitantes, comprende que el mundo tiene infinitas maneras de interpretarse y arriésgate a cuestionar tus propios paradigmas. Incluso puedes descubrir un mundo totalmente diferente si paseas por tu ciudad con alguien 10 años menor que tú o con otra nacionalidad. ¡Atrévete a vivir la experiencia!

3. La DIVERSIDAD es riqueza:

diversidad es riqueza e innovación
Masdar City, UAE. I+D+I

Expande tu mundo, atrévete a enriquecer tu visión. La mejor manera de conocer el destino de las ciudades es ver a través de su propia ventana al futuro. Invierte en experiencias que sean producto de la I+D de las comunidades locales y que potencien la sostenibilidad del destino a través de la innovación. Empieza por encontrar estos modelos en tu propia ciudad, seguramente reconocerás nuevas maneras de vivirla y entenderla. Construyamos una nueva normalidad que respete la diferencia.

4. Sé RESPONSABLE con la sociedad que visitas:

viajar con responsabilidad social
Vendedor de flores en Hanoi, Vietnam.

Estás ahí gracias al trabajo de miles de personas que hacen esto posible. Respeta las normas, cuida la limpieza y el orden de estos lugares. Favorece la sostenibilidad del patrimonio, en la mayoría de los casos los pagos que realizas son fundamentales en la conservación y preservación de los destinos. Fomenta el trabajo justo, asegúrate de tomar decisiones de compra informadas acerca de las condiciones laborales de sus trabajadores. Asegúrate de contribuir lo justo a los lugares que te aportan tanto.

 

Y por supuesto, recuerda lo básico, viaja reduciendo la  huella de carbono o compénsala en la medida de tus posibilidades. Cuida los ecosistemas, evita hacer parte del turismo de masas en lugares de preservación ambiental, infórmate antes del viaje sobre la gestión de estos sitios. Hay muchas acciones con las que te puedes comprometer para minimizar tu huella mientras viajas, está en tus manos tomar decisiones de consumo informadas.

La pandemia nos ha ofrecido la oportunidad de escribir el futuro de muchas cosas con mejor pulso, y como viajar no es la excepción, está en nuestras manos hacer una transición consciente que nos reconozca una identidad como ciudadanos híbridos, respetando y cuidando los destinos como nuestra propia casa.

Viajar nos abre una infinidad de posibilidades para ilustrarnos y crecer. ¿Estás dispuesto a hacer un uso responsable del conocimiento adquirido con ese privilegio? #BeTheChange.